RINDE

Para hacer un molde

TIEMPO DE ACTIVO

40 minutos

TIEMPO TOTAL

6:40 Horas

Basado en un pan italiano, con esta receta conseguirás un pan de molde dulce y suave, fácil de hacer y sin necesidad de amasar

En mi búsqueda del pan de molde perfecto me he encontrado con esta receta, un pan proveniente de Italia y que ha pasado por Estados Unidos antes de llegar a mis manos.

La receta es de Jim Lahey, y es uno de los panes de su famosa panadería, the Sullivan Street Bakery, y como otras recetas que hicieron famoso a Jim, esta es una receta sin amasado, donde el tiempo y un par de pliegues hacen todo el trabajo por ti.

El resultado es muy bueno y realmente fácil de hacer, y aunque toma tiempo, la espera vale la pena, puedes comenzar por la mañana, dejar el pan reposar y tener pan fresco para la cena, o retardarlo en la nevera y desayunar con pan recién hecho.

Según cuenta Jim en su libro “The Sullivan Street Bakery Cookbook”, este Pane al latte está basado en un pan italiano de la región del Lazio, que ahora se hace en todo el país.

Está enriquecido con leche y miel, y habitualmente se le da forma de rollitos para hacer pequeños bocadillos ya que es dulce y suave.

Cuando lo haces en un molde es ideal para tostadas o unos muy buenos sándwiches

– Si te gusta el contenido –  Suscríbete para estar al día

Pan de leche italiano · Faragulla

Ingredientes

  • 300 g de leche entera
  • 10 g de miel
  • 75 g de agua del tiempo
  • 395 g de harina panificable (más un poquito para el formado)
  • 5 g de salvado
  • 6 g de sal
  • 3 g de levadura seca de panadería
– Para esta receta –

Instrucciones

1

Escalda la leche: pon la leche en una cacerola pequeña a fuego medio, deja hervir y retirarla inmediatamente del fuego.

En un bol mediano coloca la miel y el agua, y vierte la leche escaldada, remueve bien con unas varillas para disolver la miel, y deja enfriar hasta que baje la temperatura hasta unos 30ºC.

Mezcla los ingredientes secos: en un bol grande coloca la harina, el salvado, la sal y la levadura, mezcla todo para que quede bien distribuido.

2

Añade los líquidos: cuando la mezcla de leche se haya enfriado, viértela sobre los ingredientes secos y revuelve enérgica con una cuchara o espátula.

Detente cuando tengas todo incorporado en una masa, a esta altura será húmeda, pegajosa y desprolija; si queda algo de masa pegada en los bordes del bol, sepáralos con la espátula e incorpóralos a la masa.

Cubre el bol y deja la masa reposar por 20 minutos a temperatura ambiente.

Pan de leche italiano · Faragulla

3

A los 20 minutos pliega la masa sobre sí misma, lo puedes hacer ayudándote de un poco de harina o mojando tus manos en agua, vuelve a tapar y deja reposar hasta que duplique su tamaño, entre 2 y 4 horas. Estará listo cuando se sienta suave, hinchado y esponjoso.

Antes de dar forma, vuelve a plegar la masa dentro del bol. Deja reposar una media hora o hasta que notas que vuelve a crecer nuevamente.

Pliega la masa del pan de latte · Faragulla

4

Es el momento de aceitar o enmantequillar el molde, y tenerlo a mano.

Ahora vuelca con mucho cuidado la masa sobre una superficie de trabajo ligeramente enharinada, enharina ligeramente también tus manos y los bordes de la masa.

Ten cuidado de no rasgar la masa, ni siquiera un poco, mientras con ayuda de una rasqueta o una espátula, la vas sacando suavemente del bol.

Espolvorea ligeramente la parte superior de la masa y dale palmaditas para aplanarla hasta obtener un círculo de aproximadamente 20 cm.

5

Ahora toca darle forma, para lo que pliegas la masa al estilo de un batard y vas formando un cilindro que se aproxime a la longitud de tu molde.

Ahora puedes traspasar tu masa al molde, con la costura hacia abajo, y presionar suavemente para que llene las esquinas.

Cubre el molde con un papel film ligeramente aceitado, o espolvorea la superficie de la masa con un poquito de harina y cubre con un paño de lino o una funda de tela.

6

Deja fermentar la masa a temperatura ambiente durante 1h o 1 ½h, la masa estará lista cuando asome por la parte superior del molde. En este punto la puedes poner en la nevera y dejarla durante la noche para hornear a la mañana siguiente.

Precalienta el horno a unos 210ºC y hornea por unos 45 minutos vigilando la superficie para que no se tueste de más. Cuando esté listo estará dorado y se separará de los lados del molde. Retíralo del horno y deja que se enfrié unos minutos antes de desmoldarlo.

Deja que se enfrié del todo antes de cortarlo.

Pane al latte · Faragulla

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *