En el mundo de la coctelería el azúcar es un ingrediente habitual, se utiliza para balancear la acidez de los cítricos y equilibrar el resultado de la mezcla de ingredientes; y si bien el azúcar blanco granulado puede cumplir este papel, tiene dos inconvenientes: es difícil de disolver en frío y es difícil de disolver en alcohol, que son dos características de la mayoría de los cócteles.

Afortunadamente esto tiene una fácil solución, que no es más que disolver previamente el azúcar en agua, generando un jarabe de azúcar, que luego se incorpora ya de manera líquida como un ingrediente más.

Esta preparación de azúcar y agua es conocido como Simple Syrup, sirope de azúcar, jarabe de azúcar o sirope simple; todas las denominaciones se refieren a lo mismo, una mezcla de azúcar y agua para su uso en coctelera, también podéis encontraros con el término jarabe de goma, que es lo mismo pero con la adición de goma arábica, lo que le aporta una interesante textura.

Hacer jarabe de azúcar en casa es sencillísimo, y es uno de esos pequeños detalles que seguro que mejorará tus cócteles y otras bebidas como tés o cafés helados; además una vez que domines la receta básica, hacer modificaciones, cambiando el tipo de azúcar o incorporando sabores al sirope, hará que tengas una manera simple y consistente de hacer variaciones de tus bebidas favoritas.

Simple syrup a jarabe de azúcar · Faragulla

Receta del simple syrup o jarabe de azúcar

La receta del jarabe de azúcar es muy sencilla, no hace falta prácticamente nada más que agua caliente y azúcar, en cuanto a las proporciones hay dos que son las más habituales:

1:1 que es hacer una mezcla de las mismas cantidades de agua y azúcar, lo que produce un sirope más líquido, por lo que es más sencillo de verter, es quizá la proporción más habitual.

2:1 dos partes de azúcar por una de agua, también llamado rich simple syrup, produce un jarabe más denso ya que añade menos agua a la mezcla final, y tiene la ventaja que se conserva mejor debido a la mayor proporción de azúcar.

Ambos es mejor conservarlos en la nevera, el jarabe 1:1 debería durar un mes sin estropearse, el 2:1 puede llegar a durar unos 6 meses.

Ingredientes para hacer unos 500 ml de jarabe de azúcar 2:1

400 g azúcar blanco granulado
200 g agua

Proceso

La mejor manera de obtener consistencia es pesar los ingredientes, así que coloca sobre una balanza de cocina un recipiente que resista la temperatura y que tenga una capacidad de unos 500 ml o más.

Pon agua suficiente a hervir, aunque se puede hacer simplemente con agua caliente del grifo, al utilizar agua hervida ayudas a aumentar el tiempo por el que se conservará el sirope.

Vierte en el recipiente el azúcar hasta llegar a los 400 g.

Vierte el agua calientes sobre el azúcar, hasta completar los 200 g de agua, hazlo de a poco y tómate tu tiempo, ya que el aire atrapado entre los cristales de azúcar tiene que escapar para dejarle paso al agua, si has cogido un recipiente de 500 ml al principio te parecerá que el agua no va a caber, pero a medida que el aire escapa, al agua va tomando su sitio.

Revuelve un poco con una cuchara para acelerar el proceso, al principio la mezcla estará un poco turbia, pero pronto se disolverá y quedara un líquido cristalino.

Una vez enfríe a temperatura ambiente, lo puedes tapar y conservar en la nevera hasta que lo necesites.

Simple syrup a jarabe de azúcar · Faragulla Simple syrup a jarabe de azúcar · FaragullaSimple syrup a jarabe de azúcar · Faragulla

One Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *