Esta es una receta de pan de molde que produce un pan de corteza suave y miga jugosa, la incorporación de patata a la masa convierten a las tostadas en toda una gozada, las vuelve doradas y más jugosas, conviene no hacerlas demasiado delgadas para disfrutar de todo su sabor.

Además de incorporar las patatas puedes sustituir el agua de la receta por el agua de cocción de las patatas, si has cocido patatas con otros fines y guardas el agua ten cuidado de ajustar la cantidad de sal de la receta ya que seguramente el agua de cocción ya tendrá una poca de sal.

La receta de pan de molde con patata que te presentamos está basada en la receta de Iban Yarza, y la receta de Elisabeth David, con algunos ajustes para dejarla más a nuestro gusto.

La cantidad que te proponemos en la siguiente fórmula es para un molde de unos 25 cm.

Ingredientes

HarinaAguaLechePatata CocidaMantequillaAzúcarSalLevadura FrescaTotal
100%27%27%23%10%4%2%2%195%
370 g100g100 g85 g37 g15 g7 g7 g721 g

Primero molemos la patata, basta con aplastarla un poco con un tenedor para que quede reducida a un puré, a nosotros nos gusta que sea un poco basto, pero si te da apuro que aparezcan trocitos de patata en tu pan puedes proceder a rallarla.

Mezcla los ingredientes hasta obtener una masa homogénea y déjala reposar una media hora, deberías tener una masa levemente pegajosa, si luego de trabajarla unos minutos sigue estando pegajosa puedes añadirle un poco de harina.

Trabaja la masa plegándola contra sí misma y haciéndola rodar sobre la mesa, debería ser una masa fácil de trabajar y manipular.

Luego de unos 10 minutos de amasado deberías tener una masa homogénea y de apariencia satinada, haz una bola y déjala fermentar en un bol ligeramente aceitado por entre una hora y media y dos.

Es el momento de pasar la masa a la mesa y proceder a desgasarla bien, queremos que sea una masa con una miga compacta, para esto la aplastamos bien con las yemas de los dedos, delicadamente pero con firmeza.

Le daremos una forma parecida a un cuadrado, la plegamos hacia adentro como si fuera un tríptico y procedemos a enrollar la masa sobre sí misma formando un cilindro, en cada paso del enrollado hay que tratar de evitar incorporar aire a la masa, así que vamos haciendo un poco de presión mientras enrollamos.

Este es el momento de pasar nuestra masa a un molde ligeramente untado con mantequilla, conviene que sea un molde metálico ya que los de silicona no dan tan buen resultado.

Luego de un par de horas nuestra masa debería estar hinchada y haber doblado su volumen, es el momento de pincelarla con un poco de leche y hornearla por unos 35 minutos más a unos 220 grados.

Déjalo enfriar y luego podrás disfrutar de unas espectaculares tostadas con este pan de molde con patata.

Pan de Molde con Patata Pan de Molde con Patata

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *