RINDE

800 ml café concentrado

EQUIPAMIENTO

Bote de cristal de 1.5 litos, colador fino

TIEMPO ACTIVO

15 minutos

TIEMPO TOTAL

18 – 24 horas

El proceso de extracción en frío rescata muchos matices, aromas y la dulzura natural del café que en caliente se pierden, además tendrás una bebida mucho menos ácida que es ideal para tomar con hielo o como base para otras refrescantes bebidas

Cold brew coffe o café extraído en frío de Faragulla

Ingredientes para 800 ml

120/125 g cafe molido grueso
1 litro agua (de preferencia filtrada)

Instrucciones

  1. Coloca el café en un recipiente con tapa, preferentemente de cristal, y vierte el agua encima, remueve con una cuchara para que todo el café se incorpore bien al agua, tapa y deja reposar por unas 18 horas. De vez en cuando puedes agitar el contenido.
  2. Pasadas las 18 horas, filtra el contenido del bote utilizando un filtro de papel, para lo que puedes valerte de un filtro de cafetera, o simplemente papel de cocina sobre un colador; un truco para no perder café, es mojar previamente con agua el filtro. Opcionalmente puedes realizar un primer filtrado a través de un colador para descartar los sólidos más grandes y luego volver a filtrar sobre papel.
  3. El resultado de la extracción, debería ser alrededor de 800 ml de concentrado de café extraído en frío, transfiérelo a una botella con tapa y guárdalo en la nevera, puedes conservarlo así durante 2 semanas.

La primera vez que escuché acerca el café extraído en frío, era bastante escéptico, ¿cómo iba a resultar un buen café sin agua caliente?

Después de todo, el calor parece una parte intrínseca del proceso de preparación de un buen café. Además el proceso del café extraído en frío me parecía sospechosamente sencillo, basta con mezclar agua fría y café molido, para que, pasadas algunas horas… obtengamos un buen café; creía que no podría funcionar, y que el resultado sería inevitablemente, un café flojito y aguado.

Pero funciona, ¡y de qué manera!, el resultado es un café menos ácido y con un mayor dulzor natural; debido a que la extracción se realiza a baja temperatura, se evitan ciertos elementos responsables de la amargura del café, por lo que se obtiene un café con un perfil de sabor diferente, más profundo, suave y dulce, que el obtenido de la extracción en caliente.

El procedimiento es realmente sencillo, y el elemento clave para obtener una buena extracción es el tiempo, se necesitan al menos 12 horas para una extracción completa a temperatura ambiente, pero lo mejor es  hacer extracciones de 18 o 24 horas, aquí no conviene apurar el proceso.

Otro punto a tener en cuenta, es el tamaño al que se ha molido el café, para hacer cold brew coffee lo ideal es moler el café más bien grueso, lo que hará que el proceso de filtrado posterior sea más sencillo, y el café resultante sea más cristalino.

Luego de filtrar el café, obtendrás un concentrado de café que puedes guardar en la nevera por unas dos semanas, y vale tanto para ser consumido en frío como en caliente. Para usarlo tendrás que diluirlo, puedes comenzar a probar con un ratio de 1 parte de concentrado de café por 3 partes de agua (o leche) y a partir de ahí, ajustar a tu gusto.

Aunque se puede consumir posteriormente caliente, el café extraído en frío es ideal para tomarlo con hielo; por una parte, el cold brew produce un concentrado de café que deberás diluir a la hora de tomarlo, así que la dilución adicional que provocan los hielos no será un elemento negativo, además por otro lado, el concentrado de café ya lo tendrás preparado en tu nevera, por lo que estará frío de partida, y no tendrá ese regusto amargo y terroso que tiene el café preparado en caliente, por ejemplo un expreso, que has vertido sobre hielo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *