El aceite picante para pizza es un imprescindible para los amantes de la pizza, es un aceite aromatizado que le aporta un toque picante y un leve amargor propio del aceite de oliva virgen extra, más que un ingrediente adicional podríamos decir que actúa como un condimento, que potencia los sabores ya presentes en la pizza.

Una de las claves es conseguir un equilibrio en la cantidad de picante, ya que este debe aportarle a la pizza un nivel de profundidad y calor, que persista suavemente en la boca, sin que enmascare o elimine el resto de los sabores presentes.

No te conformes sólo con utilizarlo en pizzas, le viene fenomenal a una bruschetta, a un plato de pasta o hasta puedes ponerle un chorrito a un puré de verduras, ¡o a lo que tu quieras!

Receta de aceite picante para pizza

Lo que haremos para preparar nuestro aceite picante será infusionar un buen aceite de oliva virgen extra, el proceso activo es muy corto y se puede realizar en menos de media hora, pero luego necesitaremos darle un tiempo de reposo, que puede ser de una o dos semanas, para que se alcance el nivel apropiado de sabor.

Para realizar este aceite picante para pizza se necesitan pocos ingredientes, pero conviene que sean de buena calidad, un buen punto de partida es un aceite de oliva virgen extra de calidad, utilizaremos relativamente poco y ya que sólo le echamos un chorrito a la pizza, seguramente nos durará bastante tiempo, así que es recomendable no escatimar y partir de un aceite bueno y sabroso.

Otro elemento fundamental es el tipo de guindilla a utilizar para la preparación, es importante que sea una guindilla con un picante intenso pero no excesivo, y que esté seca; en nuestro caso utilizamos cayena, también vale el peperoncino italiano o guindillas rojas. Como el nivel de picante varía de unas guindillas a otras conviene ir experimentando para encontrar el equilibrio para nuestro aceite picante para pizza.

Ingredientes

200 g Aceite de oliva virgen extra
3 guindillas grandes, o su equivalente
2 dientes de ajo (opcional)

El primer paso consiste en trocear la guindilla, las que utilizamos en esta receta tenían unos 10 cm de largo, así que las cortamos en 4 o 5 partes. El ajo lo cortamos en láminas más bien gruesas, de un milímetro y medio o dos.

Aceite picante para pizza de Faragulla

A continuación colocamos el aceite en un cazo y echamos dentro los trozos de guindilla y ajo, lo calentamos a fuego lento, hasta que alcance los 85 grados, y apagamos el fuego; si no dispones de termómetro puedes apagar el fuego cuando el aceite empiece a burbujear suavemente. Es importante vigilar este paso para no pasarse de temperatura ya que lo que buscamos es conseguir el máximo sabor posible.

Aceite picante para pizza de Faragulla

Deja que se enfríe completamente, puedes dejarlo sobre el mismo fogón que has apagado.

Una vez que se enfríe tienes que pasarlo a un recipiente que puedas tapar y dejarlo reposar entre una semana y dos en un sitio fresco y a oscuras. Puedes ir probando el sabor para que encuentres el punto exacto de picante que buscas.

Aceite picante para pizza de Faragulla

Lo último es pasar el aceite ya infusionado a una aceitera, en este paso nos gusta dejar un par de trocitos de guindilla en la aceitera, puedes deshacerte del resto, y ya está; tu aceite picante para pizza está listo para usarse, disfrútalo con cualquiera de nuestras recetas de pizza, o con pasta, o incluso en una ensalada.

Aceite picante para pizza de Faragulla

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *